fbpx

El contraataque de Satanás

Si has recibido liberación por el Espíritu Santo (por ejemplo en el Arizona Deliverance Center) es importante que no permitas que los espíritus te roben aquello que has recibido de parte del Señor (Juan 10:10). Has recibido una sanación o una liberación parcial o total de espíritus.

Estos demonios podrían querer intentar regresar nuevamente a tu cuerpo dentro de las 48hs. Generalmente utilizan la negatividad de la GENTE para arreglarlo. Puedes esperar que alguien, como un miembro de tu familia, un compañero de trabajo o un extraño te ataque verbalmente. O es posible que algo poco común ocurra.

SI los demonios logran que tu dudes, recibas incredulidad, recibas la ofensa o te enredes en un comportamiento pecaminoso, pueden robar tu sanidad y re-infectar tu cuerpo o cerebro. Debes estar preparado para el ataque (1 Pedro 5:8).

Debes utilizar tus armas espirituales para retener las bendiciones que Dios te ha dado (2 Corintios 10:4-5). Debes utilizar la Palabra de Dios para atar el poder de los espíritus (Mateo 18:18) y destruir sus mentiras (Lucas 10:19, Romanos 16:20). No debes aceptar ofensas de ataques de terceros (Juan 16:1) o los espíritus robarán el progreso que has hecho.

Para protegerte de los contraataques y cuidar tus bendiciones debes:

(1)  Hablar en voz alta a los espíritus y reprenderlos con dureza (Mateo 16:23, Lucas 4:8, Mateo 17:18, Marcos 1:25, 9:25, Lucas 4:35, 9:42).

(2) Hablar en Lenguas por dentro y también por fuera, incluso cantando en Lenguas. Esta es la mejor manera de conducirse en el Espíritu Santo (1 Corintios 14).

(3) Debes TERMINAR tu proceso de sanación o liberación. Algunas personas son sanadas instantáneamente y otras lo son gradualmente. No te rindas. Debes seguir adelante (Éxodo 23:30, Deut. 7:22, Marcos 8:23-25).

(4) No debes dejar que los espíritus regresen a tu cuerpo. De ser así, estarás mucho peor de lo que estabas al comenzar (Lucas 11:24-26, 2 Pedro 2:21, Mateo 12:43-45).

(5) Entiende y cree que el Señor te acompañará y serás totalmente curado y liberado, punto. (Salmos 91:3-13, 94:22, 37:3-5, 24-25, Hebreos 13:5, Proverbios 3:5-8).

(6) Deja de decir cosas negativas y repetir mentiras (Salmos 34:13, Efesios 4:31, Tito 3:2, 1 Pedro 3:10). Debes pelear la buena batalla de la fe (1 Timoteo 3:12).

(7) Nunca vivas según tus emociones o sentimientos. Ellos te darán falsas impresiones y te llevarán al desánimo (2 Corintios 5:7). Confía y obedece, no confíes en tu propia mente (Proverbios 3:4-5, Salmos 37:1-8). Cuando lo hagas, podrás ser un triunfador (1 Juan 5:4, 1 Corintios 15:57). Si haz hecho una visita al Deliverance Center, por favor vuelve hasta que estés completamente liberado y/o sanado. Termina tu entrenamiento en guerra espiritual. Alcanza tu meta (Filipenses 3:13-14). ¡No te rindas! Tu Padre celestial te llama. El Espíritu Santo está contigo.

Artículos nuevos

Estamos presentes en IG

Artículos relacionados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Recibe en tu correo los últimos artículos

Compruebe el correo electrónico e inténtelo de nuevo.
Se ha realizado su suscripción. Bendiciones!

Cristianos y liberación

Suscríbase al newsletter para recibir los nuevos artículos